Josefo los escritos esenciales pdf

Los sumerios son una mezcla de razas. No se sabe con exactitud de dónde proceden pero, por algunos aspectos de su lenguaje, podrían haber llegado de A

Los sumerios son una mezcla de razas. No se sabe con exactitud de dónde proceden pero, por algunos aspectos de su lenguaje, podrían haber llegado de Asia central, buscando un josefo los escritos esenciales pdf fértil cuando los oasis se fueron desecando al final de la última glaciación. Absorbieron a los ubaidianos de El Obeid y crearon ciudades-estado a lo largo de la cuenca de los grandes ríos Éufrates y Tigris.

Descubra a la civilización que fue pionera en utilizar las tecnologías que fundamentan las que hoy empleamos, como la ingeniería hidráulica, la astronomía, las matemáticas, la química, la medicina, la farmacopea o la producción a gran escala. Fueron también quienes emplearon por primera vez la enseñanza, la legislación, la literatura. Ana Martos, aunando su rigor histórico y la sencillez que la caracterizan, relata con maestría la historia y las vicisitudes de un pueblo sobre el que hace apenas un siglo se empezó a investigar y que nos ha dejado en herencia un inmenso legado cultural. Breve historia de los sumerios – Ana Martos Rubio.

A los poetas antiguos que crearon mitos para contar la historia. Los sumerios existen para el mundo moderno hace apenas un siglo. Fue a principios del siglo XX cuando se llevaron a cabo las excavaciones en el actual Irak y cuando el mundo entero se maravilló ante un descubrimiento inesperado: la primera civilización de la historia. Inesperado, porque hasta entonces se creía que no había existido cultura alguna antes de Egipto y, además, porque en aquel momento Egipto estaba de moda. La civilización sumeria reveló conocimientos, mitos y costumbres sobradamente conocidos porque eran los mismos conocimientos, mitos y costumbres de las culturas posteriores que nos han influido y han configurado nuestra cultura actual.

Sin embargo, la propia antigüedad de los objetos, monumentos y textos encontrados hace difícil establecer los hechos históricos y diferenciarlos de los hechos legendarios. Son tiempos en los que la humanidad vivía una infancia regida por el pensamiento mágico y lo mítico se confundía con lo real. Hay, por tanto, un problema para separar la realidad de la fantasía y para saber cuáles de los personajes existieron de verdad y cuáles forman parte de la mitología sumeria. Otro tanto sucede con los nombres de personas, ciudades y dioses. La transliteración del idioma sumerio a los idiomas modernos ha dado lugar a traducciones diferentes y es fácil encontrar un mismo personaje, una misma deidad o una misma ciudad con tres y hasta cuatro nombres distintos, según el idioma moderno, el lugar y la época de la traducción. No obstante, todo esto no resta un ápice de interés al mundo sumerio, porque es un espejo que refleja nuestro mundo actual.

En él encontramos ideas, frases, sentimientos, inventos, situaciones y mitos que hasta ahora creíamos propios de nuestra cultura. No hay más que leer uno de los innumerables textos escritos sobre tablillas de barro cocido y descifrados por estudiosos como el profesor Samuel Kramer para darnos cuenta de que todo empezó allí, en Sumer. Qué tiene el labrador más que yo? En el principio, antes de que el cielo y la tierra tuvieran siquiera un nombre, existía Nammu, el agua, el océano infinito, la diosa que da vida. De su seno surgió la Montaña Cósmica, el cielo y la tierra fundidos en una amalgama, que procrearon a An, dios del cielo y a Enlil, dios del aire.